¿Cómo el Lenguaje Corporal Nos Impacta?

¿Cómo el Lenguaje Corporal Nos Impacta?

Mientras almorzaba en un espacio muy frecuentado en Hato Rey, observé varias personas casi acostadas en sus sillas mientras conversaban, gente caminando arrastrando los pies (pobre de los zapatos) y jorobados como si cargaran una mochila llena de piedras en su espalda. ¿La gente está consciente de cuánto dice nuestro lenguaje corporal? ¿Cuánto afecta las interacciones con clientes, compañeros de trabajo y oportunidades futuras?

El lenguaje corporal positivo asegura el desarrollo de relaciones positivas, influenciar y motivar a otros, y mejorar productividad. Estas sugerencias sencillas nos aseguran proyectar confianza, credibilidad y una actitud positiva:

1.     Pararse y sentarse derecho: Ocupar espacio: Parados correctamente lucimos mejor – nuestras abuelitas tenían razón cuando nos decían “párate derecho, cabeza mirando el horizonte y hombros hacia atrás”. Sentados -  ambos pies siempre deben ir en el piso y los brazos a los lados, nunca reposando cruzados encima de los muslos.

2.     Mantén contacto visual positivo: Necesitamos mantener contacto visual entre 50 a 60% de la interacción con otros. Se olvida porqué estamos pendientes a qué vemos en el celular, a quién vemos pasar, o simplemente somos tímidos. Una técnica sencilla es mirar los ojos de la otra persona el tiempo suficiente para darnos cuenta de qué color son.

3.     Habla con las manos: Cuando incorporamos gestos en las interacciones, el contenido verbal mejora y el uso de rellenos como “ums” y “uhs” desaparecen. Lo ideal es que las manos hablen debajo del pecho, abiertas y semi-abiertas, para evitar que luzcamos agresivos o abrasivos.

4.     Reduce gestos de nervios: Cuando estamos nerviosos o con mucha tensión, movemos los pies, jugamos con el bolígrafo, el pelo, las uñas – y automáticamente perdemos credibilidad. La calma proyecta confianza.

5.     Sonríe: El cerebro prefiere caras alegres. Incluso, podemos identificar una a 300 pies de distancia. Un estudio de la Universidad de Duke validó que nos sentimos agradados y siempre recordamos a aquellas personas que nos sonríen. Mejor aún, que sonreír influencia directamente como las personas nos responden, pues logramos cambiar el estado de ánimo de otros positivamente.

SpanishCristina Hermida